La mejor reforma que puedes hacer este verano

  • ¿Cuáles son las mejores reformas para hacer este verano?
  • Motivos por los que el verano es un buen momento para reformar tu casa

Muchos profesionales coinciden en esto: el verano es la mejor época del año para realizar reformas en casa. Y esto se debe a varios condicionantes ligados a esta estación. Así que como ahora estamos en verano… ¡Nos centramos en las obras! Y te lo detallamos todo para que te animes tú también con una. Te contamos todo el por qué es un buen momento y cuáles son esas reformas que deberías plantearte.

¿CUÁLES SON LAS MEJORES REFORMAS PARA HACER EN VERANO?

Vamos a hacer un repaso de cuales son las reformas puntuales más habituales que se hacemos en el verano y de las mejores para acometer en esta estación, relacionadas normalmente con el clima o porque son reformas relacionadas con el invierno. Y detallamos las intervenciones puntuales porque, las reformas integrales también son una buena opción en verano por todo lo expuesto.

Vas a darte cuenta que muchas reformas puntuales están relacionadas con la estación el otoño-invierno. Y es que las reformas del jardín o del patio, la construcción de una piscina o la renovación de un patio -aunque podríamos hacerlas en verano-, normalmente se hacen en mayo-junio (primavera), de manera que estén ya las obras terminadas  para disfrutar con la llegada del buen tiempo.

1. REFORMAR LA COCINA

Esta estancia la utilizamos a diario así que quedarse sin cocina es un problema. Reformar la cocina trabajando o con niños en el colegio es difícil quedarnos sin ella durante varios días. En verano puede que no estés, los niños no tienen colegio y, si estás en casa durante las obras, es más sencillo apañarnos con algún plato rápido y frío. Si tienes jardín, puedes preparar allí una barbacoa, algo en la plancha eléctrica o ensaladas.

2. ABRIR LA COCINA AL SALÓN-COMEDOR

Tirar un tabique para hacer una cocina abierta. Porque es una reforma rápida que no llevará mucho tiempo y que te permitirá tener desde este verano de un espacio más amplio y comunicado. Los materiales secan antes que en invierno.

3. REFORMAR EL BAÑO

Estar sin baño es extremadamente complicado. A no ser que haya dos en la vivienda. Si tu casa tiene varios, puede que incluso aproveches para hacer reforma en los baños. En verano, si tienes un jardín, podrías incluso tener la opción ducharte fuera. Estar sin baño si estás en una segunda residencia de vacaciones, también es más aceptable. Y lo mismo ocurre por los horarios y la ausencia de las rutinas que  todos tenemos durante el curso escolar.

MOTIVOS POR LOS QUE EL VERANO ES UN BUEN MOMENTO PARA REFORMAR

Una vez que llegan los meses de buen tiempo, los profesionales de reformas ven cómo aumenta la contratación de determinados trabajos. Si bien este año está siendo especialmente bueno, tras la pandemia, en el mundo de las reformas; los veranos suele ser temporada alta para algunas obras en concreto. Te damos todas los puntos más importantes sobre los precios de una reforma integral.

Tras la pandemia y el tiempo pasado en casa que ha aumentado,  han aumentado los trabajos de este tipo para acondicionar el espacio en el que vivimos y hacerlo más cómodo y acogedor. Y en verano, los motivos que hacen que sea aún mayor la demanda son:

  • Las vacaciones. Muchas familias tienen vacaciones largas en verano y esto hace que se tenga más tiempo para dedicar a la supervisión y que se pueda uno desplazar a otra casa para vivir en ella durante el tiempo que dura la reforma. Eso sí, o contratas un trabajo especial para que una persona responsable de la supervisión te envíe cada cierto tiempo un informe con el avance de las obras; o deberás tener previsto que, aunque te desplaces a una segunda residencia, habrás de pasar por la obra para ver avances y detalles.
  • Los niños no tienen colegio. Una reforma integral condiciona la vida familiar por completo. Y según qué tipo de reforma más pequeña también incordia la dinámica en horarios. Así que sin tener que ocuparnos de una obra y las tareas extraescolares, todo es más fácil.
  • En verano los días son más largos. Hay más horas de sol, lo que agradecen los obreros que llevan a cabo la obra. Si hay que trabajar en zonas sin luz eléctrica, esto es clave.
  • El clima cálido también ayuda los trabajos de la reforma. Hay menos humedad en el ambiente. Algunos trabajos secarán rápidamente y así estarán listos antes. Tener las ventanas abiertas favorece la ventilación.
  • Si la obra se realiza en exterior hay que buscar un equilibrio. Es decir, se agradece el buen tiempo porque con lluvia no se puede trabajar; pero sin que llegue a hacer excesivo calor para que no se sequen los materiales excesivamente rápido y sea posible trabajar al aire libre.
  • Se molesta menos a los vecinos porque estos también podrían estar fuera por vacaciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.